¿Qué es la censura?

¿Qué es la censura? No pregunto por la definición del diccionario o de un manual legal. Conceptualmente, ¿qué es?

La censura consiste no en otra cosa que en la arbitraria negación o limitación de la libertad de expresión. La libertad de expresión es la capacidad de cualquier persona para decir y difundir aquello que quiera decir y difundir. Hasta ahí parece muy claro.

Ahora vayamos a los detalles, que siempre complican la cosa, al tiempo que lo traen a la realidad.

Hemos propuesto que es la censura la negación “arbitraria”, de dicha capacidad. Así por ejemplo un juez sujeto al secreto de su actividad profesional tiene negado el poder decir y difundir lo que quiera si lo que quiere entra en conflicto con tal obligación de secreto. Y está muy bien que así sea. Esa no es una negación “arbitraria” de la libertad de expresión, sino una negación necesaria de dicha capacidad.

Así cómo hay negación necesaria, también hay limitación necesaria. Por ejemplo cuando se establece que ciertos espectáculos no son aptos para todo público sino sólo para mayores de edad.

Por supuesto no es claro y distinto siempre cuando es o no necesario el negar o limitar tal derecho. La negación es claro que solo debiera ocurrir en caso excepcionales, definidos por su generalidad en lo previo para no afectar a personas en una acción persecutoria. La limitación es bueno también que tenga un margen general, -cómo cuando se impide que alguien haga apología de lo criminal y que incite a realizar crímenes- pero muchas veces refiere a casos particulares, como si alguien específico y bien conocido hiciera uso de su acceso a medios masivos para fomentar el odio racial.

Si tal cosa ocurre, ¿no estaremos todos contestes en que esa persona debe recibir repudio social, que su acceso a ese medio debe ser limitado y que posteriores acciones judiciales habrían de seguirse?

Posiblemente los anarcos y los liberales a ultranza no. Pero con la salvedad de tales posturas el resto concordaremos. (Atención, que concordemos no hace que tengamos más razón que ellos, pero el entender porqué considero que así es nos llevaría a otro tipo de artículo diferente del que estoy intentando escribir, y que ahora se va a precisar en un caso concreto en discusión)

Un canal de televisión abierta va a exhibir una serie de origen turco en la que una niña es violada y casada contra su voluntad con un adulto. Una cantidad no despreciable pero tampoco masiva de ciudadanos nos hemos expresado en contra de tal tira. Otra cantidad tampoco despreciable ni masiva dice que estamos reclamando se ejerza una censura y que en pos de la libre expresión se debería permitir su exhibición.

Y antes de ir al punto aclaro que no soy ingenuo. Y que no se trata de si la tira es turca, o si viene de un país musulmán. Se trata de que es una tira en la que la niña finalmente va a “amar” a su violador/esposo. Y eso es lo inaceptable. Porque si en la tira hubiera una revuelta contra él, un escape, un amor ilícito con el que se evade… bien, en tal caso no habría, al menos de mi parte una protesta. Porque la trama deslegitimaría el abuso. Pero lo que hará será reificarlo.

Y sé bien que en nuestra sociedad ocurren casos de abuso como ése y peores, pero nada de eso es lo que está en discusión en este artículo

La discusión es si es o no es censura.

Y yo digo que no.

Para empezar, porque no se trata de una limitación a la libertad de expresión -que no negación- que resulte arbitraria, sino que apunta a velar por las normas de convivencia que creemos justas para nuestra sociedad. Normas en la que los hombres y mujeres de toda edad seamos tratados como personas y no como mercancías, patrimoniales o sexuales.

Ha de comprenderse que, nos guste o no, la televisión abierta ocupa un lugar social hoy equiparable al que ocupaba el púlpito de la homilía católica en el siglo XIX. La televisión dice a la gente lo que está bien y lo que está mal, y la gente se lo cree.

Por eso esta serie no es aceptable sea pasada por un canal de televisión abierta, ni siquiera si fuera en el horario en que no se protege a los menores.

No veo sin embargo que tenga sentido impedir se emita en los canales de cable en un régimen como el llamado pay per view , o pago por ver. Y me parece que eso es aceptable porque de todos modos, el que quiera hoy puede bajar la serie completa desde internet y mirarla tranquilamente en su casa. Impedir tal acceso, sí sería un acto de censura.

Es que el lugar social de la televisión abierta, es distinto al lugar de los servicios de televisión paga, y de las descargas desde la red.

Para terminar, un último aspecto. La formulación de una programación de televisión no es una cuestión de libertad de expresión. Es una cuestión de la libertad empresarial del propietario del canal de televisión.

Los contenidos de los canales se regulan de acuerdo con las expectativas y planes económicos de los dueños del mismo, y por lo tanto limitar a un canal no es limitar la libertad de expresión, sino la libertad de empresa. Otro concepto, muy distinto por cierto, por el que no siento el más mínimo aprecio.

Anuncios

El papelón del vice sin papel.

El vicepresidente de la República, electo por el Frente Amplio, cuyo nombre es Raúl Sendic, está siendo enjuiciado por falsear sus credenciales académicas. Este asunto tiene -como casi todo asunto real- varias consideraciones posibles. Intentemos abarcar la mayoría de ellas.

Lo primero es que existe legislación nacional para los casos en los que alguien se adjudica un título que no le corresponde. La misma incluye un clarísimo error -dice “abrogar” dónde debiera decir “arrogar”, con lo que prohíbe renunciar a un título y no adjudicárselo. Tal mamarracho legislativo, imputable ignoro a cuál legislatura del pasado, debería ser modificado pero no tendrá consecuencias sobre este caso.
Dicha legislación además penaliza que se adjudique uno un título que refiere a una profesión para la cuál el mismo es un requisito. Por ejemplo, no puede alguien decir y ejercer como ingeniero, adjudicándose tal título, ya que cometería delito. Pero si alguien se dice Licenciado en Filosofía… pues no hay mancha. Eso también debiera de estarse modificando, aunque más no sea para generar respeto a lo obtenido mediante el esfuerzo y el estudio.
Además sólo penaliza aquello que existe como un título universitario que se expida en el país. Un mundo del pasado, en el que la gente estudiaba usualmente sólo aquí hace comprensible tal cosa. Pero actualmente se pude trabajar y hasta estudiar desde enormes distancias a través de los dispositivos electrónicos. En eso también está mal la ley, y por lo tanto correspondería modificarla.
Pero eso tampoco va a afectar el juicio actual, ya que existe un principio jurídico que hace que las leyes no sean retroactivas. Así que en cualquier caso… Raúl Sendic va a zafar, sea que halla o no mentido en este asunto.

Lo segundo es que muchos adjudican a este juicio una intención política que resultaría de el complejo y clarísimo proceso de ataque político desde las derechas continentales a los gobiernos populares y progresistas en nuestra región.
Sin duda esa ataque político, que en muchos casos ha seguido un procedimiento judicial, existe en la región. Pero en este caso que nos ocupa no es el caso. El que acusa es un abogado de posiciones de izquierda infantilista -o ultra izquierda como se la suele llamar. Y eso de que los extremos se tocan es meramente una figura retórica.
En Salles al acusar hay una intención contra el gobierno, pero una intención que proviene de la inquina de los infantilistas contra el gobierno y contra el Frente Amplio. Que aparentemente coincida con los intereses de la derecha es sólo una afortunada coincidencia… para la derecha.
Debe no olvidarse sin embargo que muchas de las críticas de los infantilistas son correctas y que el Frente Amplio debiera tomar nota de ellas. Pero eso es otro asunto.

Lo tercero es que muchos dicen que lo grave es que el vicepresidente al no ser titulado debe renunciar. Eso es un disparate, ya que tener un título universitario no es un requisito para cumplir con un rol de vicepresidente. Ni fingir tener uno es un invalidante para serlo.

Lo cuarto es que otros tanto dicen que acá hay un problema ético, ya que Raúl Sendic ha mentido reiteradamente sobre tal título. Y Sendic dice que no mintió, sino que otros pusieron el título ante su nombre y él sólo omitió decir que estaba mal.
Acá entramos en una meticulosa, engorrosa e inútil discusión sobre lo que es o no es mentir. Si me apuran, yo diría que mentir es solamente decir algo que no es, sabiendo que no es. Y alguna interpretación de esa fórmula podría incluso interpretarse para decir que no mintió.
Pero yo creo que si alguien ve ante su nombre un título y no hace que se retire el mismo está indirectamente indicando la corrección del mismo. Está “diciendo” aunque no sea un uso estricto del decir.
Resolvamos este punto de este modo: Raúl Sendic sostuvo a lo largo del tiempo, con su aquiescencia, una falsedad reiterada. Lo que es idénticamente malo a mentir.
Y sin duda, hay un problema ético entonces.
Habiendo tal problema lo que correspondería hubiera sido dar un paso al frente y decir algo Lo cuarto es que otros tanto dicen que acá hay un problema ético, ya que Raúl Sendic ha mentido reiteradamente sobre tal título. Y Sendic dice que no mintió, sino que otros pusieron el título ante su nombre y él sólo omitió decir que estaba mal.
Acá entramos en una meticulosa, engorrosa e inútil discusión sobre lo que es o no es mentir. Si me apuran, yo diría que mentir es solamente decir algo que no es, sabiendo que no es. Y alguna interpretación de esa fórmula podría incluso interpretarse para decir que no mintió.
Pero yo creo que si alguien ve ante su nombre un título y no hace que se retire el mismo está indirectamente indicando la corrección del mismo. Está “diciendo” aunque no sea un uso estricto del decir.
Resolvamos este punto de este modo: Raúl Sendic sostuvo a lo largo del tiempo, con su aquiescencia, una falsedad reiterada. Lo que es idénticamente malo a mentir.
Y sin duda, hay un problema ético entonces.así como “Señores, yo mentí” – o yo sostuve una falsedad, etcétera. Y hacerse cargo de las consecuencias éticas y políticas del caso.
Pero no… sólo ha hecho alguna declaración que defiende que no mintió y que se hace cargo sólo de los inconvenientes derivados de … algo.
Esto es una segunda falla ética, a mi gusto mucho peor: el no reconocimiento de la responsabilidad personal y política.

Ante lo cuál algunos salen a decir -especialmente desde la derecha- “mintió y por eso debe renunciar”. Otro disparate.
Sendic fue elegido para cumplir con un trabajo durante cinco años. Si hubiera mentido sobre ese trabajo o en lo referente al mismo, pues se podría discutir si corresponde o no renuncia. Pero no es el caso. Mintió sobre otro asunto. Lo que se merece es la repulsa ética y que no lo voten ni para concejal de algún municipio remoto.

Y voy a agregar acá algunas consideraciones sobre este asunto que publiqué hace unas semanas en Facebook

“Me tienen podrido con Sendic.
(…)¿puede alguien decirme en qué cabeza cabe lanzar un nombre para presidente 5 años antes? Es obvio que te lo van a torpedear por todos lados. Así que o los operadores políticos, y el mismísimo presidente traidor al FA, Tabaré Vázquez lanzaron el nombre para que lo hundieran y luego salir al cruce con otro nombre -una estrategia tan vieja como el mundo-, o de lo contrario están tan agrandados que no tienen contrafuerte.
Pero ni siquiera eso es lo peor.
Porque por supuesto, tirás al nombre de Raúl Vicepresidente Sendic, y lo empiezan a torpedear con Ancap. Y bueno, lo postulaste porque si se halla el petróleo -cálculo más elemental y tosco que ladrillo ‘e campo- gana con un cuerpo de luz sobre su rival. Por eso… es de básico cálculo político que te van a torpedear a Ancap… justo cuando estás a punto de hallar petróleo.
(…)
[nótese que aún no se ha hallado petróleo para mayor agravante]
Pero ni siquiera es lo peor.
¿Qué mérito tiene Raúl hijo excepto Ancap? ¡Ser hijo de Raúl padre!
Lo cuál nos coloca en el mismísimo punto que el batllismo y el herrerismo, intentando votar a series de apellidos, dinásticamente predispuestos. Los méritos del padre, serán entonces los únicos argumentos del hijo.
Ah… pero… ¿tiene el padre algún mérito?
No.
Raúl Sendic PADRE era políticamente un imbécil. Fundar en el Uruguay de los 60 el MLN-T, en contra de la recomendación del Ché Guevara entre otros, fue sabotear el proceso político de acumulación en el campo popular. Fue ir contra la CNT y contra el Frente Amplio luego.
El MLN-T fue un grupo, que a pesar de sus buenas intenciones, nunca superó una ideología pequerñoburguesa, y fue un fruto histórico de la frustración de las capas medias por no poder sostener su nivel de vida tras la crisis del neobatllismo.
(…)”

Recordando eso… ¿qué debería en torno a este tema hacerse?

El FA debería repudiar la actitud antiética de Sendic, respaldando con su omisión falsedades. Debería repudiar las mentiras, tal vez por solidaridad, de la Senadora Topolansky -que cuidado, si Raúl renuncia, será ella la vicepresidenta. Debería desmarcarse de todo dirigente que aunque más no sea indirectamente halla respaldado esta payasada.

Y proponer ya las enmiendas a la norma que para futuras ocasiones la hagan claramente efectiva y no un bochorno que ante quién no comprende el funcionamiento de lo legal sólo produce descrédito.

Hay una ofensiva de la derecha, pero no pasa por el juicio contra Raúl Sendic. Ni por el absurdo de un Bordaberry que proclama una risible disolución de las cámaras. Pasa en Uruguay por la PRENSA.
La Prensa, la grande, los canales principales, las radios de gran audiencia, los diarios son propiedad de la oligarquía asociada al imperialismo. Y les votamos una ley de medios que no los amordaza.

Señores, esto es lucha de clases. Si no les pegamos dónde les duele, la prensa que es desde el 2005 su organización política principal, ellos nos pegan a nosotros.

De cobardes que miran la calculadora a ver si en el 2019 conseguirán seguir en  un cargo no se hace la historia.

Pegarle a Wikipedia

targetwikiLeo el siguiente artículo en la prensa digital… y me molesto mucho. En este enlace de espectador.com http://www.espectador.com/noticias/258430/si-esta-en-wikipedia-tiene-que-ser-verdad hay un artículo que tiene que ver con falsas informaciones y con Wikipedia. Pero antes de desarrollar mi punto, quiero comentar que el “responsable” de espectador.com no es la misma gente que de la emisión de radio, es un señor al que han echado de varios medios y que cómo ahora no me acuerdo de su nombre de pila, no nombro, para no confundir con su hermano, de idéntico metier.

Decía, ese enlace tiene muchas cosas criticables… pero lo peor es su indiscutible intención de dañar a Wikipedia. Wikipedia no es “la Biblia” es una obra de consulta, en la que uno para ver si un artículo está bien o no puede consultar si tiene citas, revisar el historial de modificaciones, ver enlaces a otros sitios de interés etcétera. También me animo a decir que Wikipedia es el esfuerzo intelectual colectivo más importante de la historia humana, realizado casi íntegramente por voluntarios tan sólo bienintencionados.

Pero siempre aparece un tonto, como ese tuitero argentino que entra a “vandalizar” esto es, a dañar artículos y trabajos de otros. Es un fenómeno común, que ataca a una proporción muy pequeña de los trabajos realizados en Wikipedia, pero suele ocurrir en artículos de cierta notoriedad momentánea, estrellas de deportes y otras cosas menores. En este caso consistió en vandalizar el artículo de un cardenal católico.

Revisando el historial -dónde se detalla cada edición de la página y quién la hizo y que está a disposición de todos los visitantes del sitio- veo que el día 11 de febrero se incluyó información falsa a las 17.36 y 17.42,… siendo corregida a las 18.31. Luego se incluyó información falsa el día 12 de febrero a las 18.23, siendo eliminada a las 18.26. Posteriormente, el 13 de febrero se insistió con el “vandalismo” a las 1.19, 1.34, y 1.40 de la madrugada, que se corrigió a las 1.20, 2.04 y 2.03 respectivamente. Cómo se puede ver… Wikipedia con su sistema abierto, sin controles “profesionales” reguló y eliminó la información falsa con cierta agilidad.

Pero además, desde las 5.58 el artículo fue “protegido” para que sólo pudiera ser editado por wikipedistas de identidad confirmada, evitando así más desastres. Cuando un artículo es vandalizado reiteradamente o cuando es víctima de una “guerra de ediciones” , cómo por ejemplo los temas de los puentes y la antigua Botnia hace unos años, se suele tomar tal medida para evitar el daño a la obra.

Hasta ahí… sería sólo una historia irrelevante de vandalismo por imbéciles, de los que todos los días ocurren. Pero … Espectador. com publica esta nota titulando “si está en wikipedia tiene que ser verdad”, dando cuenta de la información falsa agregada, y sin comentar las correcciones por demás ágiles como he indicado previamente.

De este modo ayuda a difundir imagen falsa sobre la Enciclopedia Libre, en la que se presenta como si dicha información hubiese permanecido y cómo si los controles internos no existieran y hubiesen actuado en forma efectiva. Además, nunca se pretende en Wikipedia que lo que está en Wikipedia sea verdadero por estar en Wikipedia.

Wikipedia no es una “fuente primaria”. Esto es, todo lo que se publica en ella debe poder ser refrendado en otra fuente. Un libro, una entrada de una publicación de una revista, un artículo en un sitio relevante en la red. Nótese que por ejemplo los contenidos de esta bitácora no podrían ser citados como fuentes ya que hay una política de que los contenidos de los “blogs” no son fuentes fiables.

Así pues, Wikipedia publica lo que otros dicen que es verdad, y si hay algo verdadero, debe de haber un enlace al sitio dónde hallar la fuente de dicha verdad.

Otro ataque más a Wikipedia… que no entiendo a quién conviene… sino a quién quiere hacerse absurdamente el riguroso.

Pero para más inri, el justificativo del indigno periodista, parece ser que algún medio “levantó” la noticia. Y ese medio es… ¡un pasquín amarillista!. Ahora bien , si alguien lee un pasquín amarillista y cree que lo que ahí dice puede ser verdad… por mi que se compre un burro y etcétera etcétera. Pero que un medio de prensa serio, publique tal cosa como justificativo del “daño” que se hace a través de Wikipedia… es cómo culpar al Banco Central porque los ladrones piden los billetes.

Unir y mentir

Supongamos que tiene usted un vecino al que no le tiene cariño, tanto da si es con o sin razón. En esta suposición digamos que su vecino ha dejado la basura hogareña fuera del contenedor de recolección de basura. Y por otro lado durante los festejos de alguna noche se oyó a su vecino decirle a alguien, en medio de risas “Te voy a matar de besos”.

Pues bien, ahora supongamos que usted quiere dejar bien claro que su vecino es malo, así que escribe en algún lado, por ejemplo en FaceBook “Mi vecino deja la basura fuera del contenedor y claramente se le oyó decir “Te voy a matar” “.

Pues… es todo cierto. Pero claro, el efecto que produce es muy distinto.

Justamente, eso es lo que hacen los medios de prensa que desinforman, vale decir, todos los que controlan las clases dominantes en Uruguay. Ahora bien, El País, además tiene en su pasado el haber publicado artículos de orden internacional que le llegaban redactados desde la CIA, mediante la embajada de USA.

Ahora, se la están tomando con Irán, como es notorio.

Y dicen que Irán “desafió” a Usa, tirando un misil desde el estrecho de Ormuz y usando barras nucleares.

Pues bien… tiraron un misil… cosa normal en cualquier ejército mientras prueba el funcionamiento de sus armas. Porque un misil es un cohete, pero lo que lo hace mortal no es el cohete en sí, sino llevar una “pieza” que explota al llegar a su blanco. Disparar un misil, sin un blanco “enemigo” sino sólo como entrenamiento… no es algo grave.

La nota indica que el misil fue disparado después de que el gobierno de USA tomó nuevas sanciones económicas contra Irán. Por lo que una mejor redacción sería “USA toma sanciones contra Irán, atribuyéndose el derecho de vigilar un estado soberano extranjero, y éste como respuesta dispara un misil de prueba” Y nótese que las sanciones afectarán a muchas personas, dañándolas. Pero que el misil no hizo daño a nadie.

Pero lo mejor es lo último.

Porque las barras de uranio enriquecido que probó el gobierno islámico iraní… las probaron en un reactor nuclear, no en el misil. O sea, la proximidad de una información cierta a otra crea la ilusión en quién lee superficial o apuradamente de que las barras fueron utilizadas de modo conexo con el misil… cuando fueron dos episodios separados.

Estamos claramente ante un intento de montar una falsificación de la realidad, que es sustituída de una forma en que retóricamente se produce la ilusión de un mal que en realidad… no está ahí.

Y para colmo… ¿alguien nos dice cuándo en USA se prueba un nuevo misil? ¿O cuándo hacen pruebas con Uranio enriquecido? ¿O cuándo montan una nueva arma de destrucción masiva? Porque sin duda, todo esto lo hacen y lo tienen.

Y atención… no estoy defendiendo al gobierno iraní.

El gobierno de ese país en su momento supo estar en contra de la URSS, y en tanto un gobierno regido por un partido religioso, de tinte conservador, no me resulta un gobierno “agradable”.

Pero ello no quita que es el gobierno de un país en el que se debe respetar que su población haga su propio proceso, trabaje su autodeterminación, hasta superar las limitaciones de su presente.

Las presiones de USA sólo refuerzan todo lo negativo… que en mucho se parece a lo negativo de USA. La palabra “fundamentalismo” se comenzó a utilizar para hablar de grupos religiosos del centro de USA de carácter cristiano y reaccionario.

Pero volviendo a la prensa… el diario EL PAÍS, primero siempre en la historia de la infamia, nos da las noticias para que nos vayamos convenciendo de la maldad de los iraníes, si es que no estamos convencidos ya. Manipulan lo dicho para que produzca certidumbres creadas por la forma en que se dice lo dicho. No necesitan mentir, sólo mostrar la verdad de la forma conveniente para producir falsedad.

¿Alguna vez se puso a pensar que si eso hacen con las noticias internacionales cuánto más no harán con las nacionales?

La unidad de la izquierda y la renovada amenaza de la derecha

El pueblo, unido

Desde el 2005 la derecha insiste en inventar problemas en el seno de la izquierda. Insiste en inventar desunión, insiste en crear fantasmas de discordia. ¿Y cómo lo hace? A través del brazo político natural de la derecha en un país cuyos partidos tradicionales han caído lisa y llanamente en la inoperancia: la prensa.

Porque la prensa mayoritaria en Uruguay, no es otra cosa sino la expresión política de la derecha.

Perdón… no sólo en Uruguay. Los vínculos entre la prensa y la política son obvios en muchas partes y con respecto a muchas figuras, incluyendo desde Berlusconi hasta personajes de la vecina Argentina.

En fin, sobre tal asunto he abundado en otros textos.

Aquí lo que importa es simplemente señalar que la derecha, prensa mediante, insiste en fomentar desde su discurso, el terror.

Consideremos de dónde proviene esto.

La derecha no es otra cosa sino el sector político que afirma el actual estado de cosas, los privilegios de los privilegiados, y los perjuicios de los perjudicados. Sin embargo, los privilegiados son menos, y los perjudicados son más. ¿Cómo conseguir entonces el apoyo de los más? Mediante falsedades que llevan a que la gente crea que su auténtico interés es distinto del auténtico interés objetivo que posee.

O dicho de otro modo, se produce una ideología, esto es una falsa conciencia, que conduce a ver las cosas según a ellos les conviene.

Frente a la ideología, que es el arma “sutil” de los poderosos, la izquierda, entendida como el conjunto de los que se oponen a la sociedad de privilegios existente, tiene diversas articulaciones.

Parte de la izquierda se halla “penetrada” por los conceptos de la ideología dominante, que siempre es la ideología de la clase dominante. Así pues, compañeros de la izquierda hay, y lamentablemente son muchos, que con muy buena fe defenderán principios que en realidad no se compadecen con una concepción verdadera de los hechos, sino con justamente, aquello que los perjudica.

Para diferenciar entre unas y otras propuestas, no hay otro camino que el de la elaboración de una praxis revolucionaria. Esto es, de una unidad entre práctica y teoría, en la que dialécticamente una alimenta la otra, permitiendo una afirmación certera de lo que es y de lo que no es.

Tal posibilidad, sin embargo, no deja de ser una elaboración limitada a ciertos sectores de la izquierda. La mayoría de la misma, aún dominada por la ideología ajena, actúa en esa alienación que entre otras cosas, le impide ver en la prensa al gran actor político de la derecha.

En el pasado la unidad ha sabido preservarse mas no siempre sin dolores de cabeza.

En 1989 el dispositivo mediático político favoreció el alejamiento de la lista 99 y del PDC hacia el que entonces se llamó “Nuevo Espacio”. Largos años transcurrirían hasta que los integrantes de tal “espacio” que eran de izquierda comprendiesen la necesidad de regresar a la unidad popular.

En los años recientes, la prensa apuntó a la división del Frente hacia la izquierda: presionando e insistiendo en atacar a los compañeros que tristemente llevaban adelante posiciones infantilistas y que la prensa llamaba de “radicales” o de “ultras”. Muchos de esos compañeros lamentablemente se fueron, y ahora tienen un vacuo rótulo político llamado Asamblea Popular.

Se puede indicar que después de todo no son tantos. Y en términos cuantitativos eso es cierto. Pero cualitativamente esto supone no otra cosa sino una victoria de la derecha en la ruptura del campo popular.

Mantener a la izquierda unida y en lucha es una tarea prioritaria en la estrategia de la revolución uruguaya.

Ahora, han corrido el punto hacia el que buscan presionar con sus dardos: se trata de intentar separar al Partido Comunista y a integrantes de la lista 609 con respecto a los compañeros que se nuclean en el llamado Frente Líber Seregni.

Esto debe comprenderse articulado con la situación anterior. Al conseguir que los grupos infantilistas, se apartasen, ahora el grupo presentado en el discurso de la derecha como “ultra” es el Partido Comunista. Y determinados integrantes del espacio 609, que en ocasiones coinciden con el mismo, o que critican las concepciones que dominan en otros sectores de Frente Amplio, son asociados en el intento de producir una fractura que es el único camino que tienen para intentar recomponer sus chances políticas.

Porque entendámoslo bien: blancos y colorados no tienen ninguna posibilidad política si se mantiene la unidad popular en el Frente Amplio. Ni ahora, ni en el 2014, ni en veinte años más. Fueron.

Entones sólo la ruptura de la unidad podría servirles como vehículo de sus intereses, los intereses de dividir para reinar, y de reinar para unos pocos.

Esto a colación de algunas notas de prensa que he leído ayer y hoy, en dónde se pretende crear abismos insondables en dónde hay diferencias conceptuales, pero diferencias que habrán de ser solventadas en la unidad que ha caracterizado al Frente Amplio en todas sus actuaciones.

Claro, a los amantes del “discurso único”, los liberales y todos los demás derechistas, la existencia de divergencias conceptuales que si bien pueden dar origen a controversias firmes no son óbice para la ruptura de la unidad, es algo inexplicable.

Y algo que en parte, ayuda a comprender el rápido y catastrófico desmoronamiento que sus actores políticos históricos han tenido, llevándonos entonces a este escenario en dónde la escenificación mediática es el recurso de los poderosos, y dónde por tanto la desnudez realista es la vía para la victoria de los desposeídos.

Torcerle el cuello al pavo

pavo inductivo bandera de usa

Contaba Bertrand Russell que había una vez un pavo, que observaba con atención la conducta de los humanos. Un día tras otro, éstos le traían puntualmente alimento a las nueve de la mañana. Así que tras un prudente tiempo de observación el pavo se expresó de este modo. “En el día 1 me trajeron comida a las 9 de la mañana, en el día 2 lo mismo, igual en el 3 (… lugar para rellenar con muchos días). Por todo ello concluyo que todas las mañanas a las 9 me traerán comida”. Y a la siguiente mañana le torcieron el cuello y él fue el almuerzo.

La descripción refiere solamente a la inducción cómo método para adquirir nuevo conocimiento. También el pavo podría haber concluido, por ejemplo, que el hombre era un ser cuya existencia tenía como finalidad alimentarlo. Y todo eso sería falso.

Parece, sin embargo, que el diario El País y sus referentes internacionales, no han comprendido cómo funciona la comprensión de las cosas, sin embargo.

El Sábado en el suplemento “Que Pasa” titula una breve nota de 400 palabras “Las secuelas de cuatro décadas de comunismo. Una herencia maldita en Europa del este” y luego confunde el simple orden cronológico, con causalidad.

Simplemente detalla los diferentes problemas que actualmente se viven en diferentes países de las antiguas Repúblicas Democráticas, y a partir de ahí razona de este modo:

a. Estos países tenían regímenes socialistas en el pasado

b. Estos países tienen hoy día diferentes problemas

conclusión:

c. Los problemas fueron causados por el régimen anterior.

Cabe decir que ningún lógico hallará forma alguna de hilvanar tal disparatario.

Si hoy existen problemas ciertos en Hungría, Bulgaria, o Lituania, de ningún lugar se desprende que tengan relación con el régimen socialista. Perfectamente pueden haber surgido como consecuencia de la pérdida de protección a los ciudadanos, libertad, autonomía en su política internacional, etcétera, que la aplicación de un apurado capitalismo salvaje trajo a esos países. Más probablemente, se trate de problemas derivados precisamente de esta espantosa trasformación reaccionaria, sobre la base de los problemas que el socialismo no había conseguido resolver aún.

Pero continuemos con el diario El País.

A continuación cita tres “autoridades”, docentes universitarios en instituciones estadounidenses, belgas y húngara. Pero cómo es frecuente e artículos de diarios, no hay una fundamentación de lo que tales personas dicen, sino sólo una cita vacía de afirmaciones sin que se diga porqué habríamos de aceptarlos como ciertos.

O sea, intentan aplicar el principio de autoridad, escudándose en títulos académicos. Es muy mala forma también de argumentar.

El primero se queja de que no se ha “desarrollado una cultura democrática”. Sin embargo si se mira la realidad social de lo que eran éstos países y de lo que son lo que se ve es un deterioro de las condiciones reales que posibilitan la democracia, y un falseamiento de la misma en el interés de burguesías mafiosas que se apropiaron de los recursos ayer colectivos. Todo ello muy malo para la democracia, y un gran paso atrás, gracias al curso que se ha seguido en esos países.

El segundo indica que tras el ingreso a la Comunidad Europea hacen falta “reformas impopulares”, vale decir, ajustes a costillas del pueblo en beneficios de algunos pocos. ¡Cómo va la gente a recibir tales cosas con una sonrisa!. Sólo la hípócrita sonrisa de los que tienen los bolsillos llenos puede saludar tales transformaciones.

El tercero, por su parte, indica que quiénes no se enriquecieron con las privatizaciones -esto es, quiénes no integraban las mafias que se apropiaron de los recursos que eran colectivos- ahora están molestos por que el Estado no los apoya. ¡Y qué razón tienen!

Así las cosas, queda claro que lo que está haciendo con esos países es el mismo vaciamiento, la misma acción destructiva que han realizado en diferentes lugares del tercer mundo. La supresión de la solidaridad en alas del egoísmo consumista.

Luego la nota hace mención al “Solidarnosc”, el sindicato católico que comenzó en Polonia el camino de la reacción, para lo cuál contó con el apoyo del Papa Reaccionario Carol Wojtila (Juan Pablo II). Y lamentan que tras el fin de los 80 hallan aparecido “partidos de todo tipo e ideología”,

O sea, muy democrático, si pensás como yo.

Antes de cerrar este destaque del disparatario del diario que fue voluntario vocero de la Criminal Dictadura Cívico Militar, anotar que en tales países no se aplicó el “comunismo” sino el “socialismo”. El comunismo, señores, es la etapa posterior a la que finalmente no se llegó.

¡Critican y critican y no conocen la teoría que están criticando!

Nota: este artículo tiene 846 palabras, contando esta nota. En él apenas hemos considerado lo publicado en el matutino nacionalista. Así que imaginen la temeridad y mala fe que es considerar un tema complejo cuál el que se proponen tratar, en sólo 400 palabras.

Otra nota: este diario no proporciona enlace directo a sus páginas, por lo que recomiendo entrar en http://www.elpais.com.uy y utilizar el buscador para acceder a la nota en cuestión.