La Gorra

Hay más de una forma en esta sociedad para acceder a los bienes y servicios, pero el nivel de aceptación de la ideología dominante se muestra -entre otras cosas- en cómo asumimos que sólo hay uno. “Trabaja, gana un dinero, y con él pagas por lo que necesitas”.

Dejando de lado la estructura del delito -que es una necesidad estructural pero también un comportamiento parasitario-, esto es lo que es percibido como la forma “natural” de conseguir cosas. (No voy a aquí a discutir que eso de natural no tiene nada, y que más aún, sería muy bueno abandonar por uno o dos siglo la expresión de que tal o cuál cosa es “natural”, pero hago constar mi especial rechazo a ese término).

Tal naturalización pasa por algo que constantemente accedemos a cosas que necesitamos por las que no hacemos ningún pago y que sólo consideramos serían pagables en cuánto observamos cómo en otras sociedades lo es. Para un uruguayo es natural entrar a una playa, por ejemplo, sin necesidad de pagar. Pero otras cosas las recibimos dadas por el Estado, como la educación o salud pública, sin que medie un pago nuestro. (El pago de impuestos es una necesidad y obligación que refiere a dar recursos al Estado. Luego este decidirá si lo vierte en educación y salud o en sillones lujosos para un despacho, por lo que no podemos decir de ningún modo que estamos pagando con nuestros impuestos la educación o la salud).ueno abandonar por uno o dos siglo la expresión de que tal o cuál cosa es “natural”, pero hago constar mi especial rechazo a ese término).

Tal naturalización pasa por algo que constantemente accedemos a cosas que necesitamos por las que no hacemos ningún pago y que sólo consideramos serían pagables en cuánto observamos cómo en otras sociedades lo es. Para un uruguayo es natural entrar a una playa, por ejemplo, sin necesidad de pagar. Pero otras cosas las recibimos dadas por el Estado, como la educación o salud pública, sin que medie un pago nuestro. (El pago de impuestos es una necesidad y obligación que refiere a dar recursos al Estado. Luego este decidirá si lo vierte en educación y salud o en sillones lujosos para un despacho, por lo que no podemos decir de ningún modo que estamos pagando con nuestros impuestos la educación o la salud).

Y así como ya vimos más de un modo de acceder a las cosas, aún hay más.

Yo quiero detenerme en aquél modo con el que desde hace años vengo trabajando: el trabajo “a la gorra”.

El mismo consiste no en otra cosa que en entregar aquello que se hace ANTES de que toda retribución sea recibida, y sin ninguna promesa de la misma ni derecho a retirar lo dado. Uno entrega su trabajo y chau. Luego, los que lo recibieron deciden si quieren dar algo a cambio de ese trabajo, o si pueden hacerlo.

Tal forma favorece el enriquecimiento de todos. Todos habrán recibido lo dado. Y sin duda lo que yo recibo me alcanza para seguir acá, que es el objetivo para el que uno recibe dinero.

Este modo de generar distribución y retribución sería muy bueno extenderlo. Que no sólo sea aplicado en las artes -especialmente en el arte callejero ejecutable es dónde se lo ve- sino que otras actividades fuesen tomando parte en el mismo.

Hay bandas y solistas que lilberan sus discos y ponen un botón de “donación” o similar para los que quieren colaborar. Hay sitios en los que se puede oír la música en línea, y se habilita un pago para quién quiera bajarlo. Y muchos otros modos.

Sería muy bueno que la gente que hace otras artes, como el cine por ejemplo, comprendiese que podrían trabajar de ese modo, y liberar el acceso a su producción, para luego recibir lo que les sea dado, sin esclavizarse a los modelos de distribución y venta habituales.

La plena imposición en el espacio de las artes de este modelo podría ser un avance para luego conducir esto a otros campos, produciendo mediante la acción, una interesante contienda contra la ideología dominante, esa que quiere hacernos creer que todo es compra y venta.

Anuncios