¿Qué es la censura?

¿Qué es la censura? No pregunto por la definición del diccionario o de un manual legal. Conceptualmente, ¿qué es?

La censura consiste no en otra cosa que en la arbitraria negación o limitación de la libertad de expresión. La libertad de expresión es la capacidad de cualquier persona para decir y difundir aquello que quiera decir y difundir. Hasta ahí parece muy claro.

Ahora vayamos a los detalles, que siempre complican la cosa, al tiempo que lo traen a la realidad.

Hemos propuesto que es la censura la negación “arbitraria”, de dicha capacidad. Así por ejemplo un juez sujeto al secreto de su actividad profesional tiene negado el poder decir y difundir lo que quiera si lo que quiere entra en conflicto con tal obligación de secreto. Y está muy bien que así sea. Esa no es una negación “arbitraria” de la libertad de expresión, sino una negación necesaria de dicha capacidad.

Así cómo hay negación necesaria, también hay limitación necesaria. Por ejemplo cuando se establece que ciertos espectáculos no son aptos para todo público sino sólo para mayores de edad.

Por supuesto no es claro y distinto siempre cuando es o no necesario el negar o limitar tal derecho. La negación es claro que solo debiera ocurrir en caso excepcionales, definidos por su generalidad en lo previo para no afectar a personas en una acción persecutoria. La limitación es bueno también que tenga un margen general, -cómo cuando se impide que alguien haga apología de lo criminal y que incite a realizar crímenes- pero muchas veces refiere a casos particulares, como si alguien específico y bien conocido hiciera uso de su acceso a medios masivos para fomentar el odio racial.

Si tal cosa ocurre, ¿no estaremos todos contestes en que esa persona debe recibir repudio social, que su acceso a ese medio debe ser limitado y que posteriores acciones judiciales habrían de seguirse?

Posiblemente los anarcos y los liberales a ultranza no. Pero con la salvedad de tales posturas el resto concordaremos. (Atención, que concordemos no hace que tengamos más razón que ellos, pero el entender porqué considero que así es nos llevaría a otro tipo de artículo diferente del que estoy intentando escribir, y que ahora se va a precisar en un caso concreto en discusión)

Un canal de televisión abierta va a exhibir una serie de origen turco en la que una niña es violada y casada contra su voluntad con un adulto. Una cantidad no despreciable pero tampoco masiva de ciudadanos nos hemos expresado en contra de tal tira. Otra cantidad tampoco despreciable ni masiva dice que estamos reclamando se ejerza una censura y que en pos de la libre expresión se debería permitir su exhibición.

Y antes de ir al punto aclaro que no soy ingenuo. Y que no se trata de si la tira es turca, o si viene de un país musulmán. Se trata de que es una tira en la que la niña finalmente va a “amar” a su violador/esposo. Y eso es lo inaceptable. Porque si en la tira hubiera una revuelta contra él, un escape, un amor ilícito con el que se evade… bien, en tal caso no habría, al menos de mi parte una protesta. Porque la trama deslegitimaría el abuso. Pero lo que hará será reificarlo.

Y sé bien que en nuestra sociedad ocurren casos de abuso como ése y peores, pero nada de eso es lo que está en discusión en este artículo

La discusión es si es o no es censura.

Y yo digo que no.

Para empezar, porque no se trata de una limitación a la libertad de expresión -que no negación- que resulte arbitraria, sino que apunta a velar por las normas de convivencia que creemos justas para nuestra sociedad. Normas en la que los hombres y mujeres de toda edad seamos tratados como personas y no como mercancías, patrimoniales o sexuales.

Ha de comprenderse que, nos guste o no, la televisión abierta ocupa un lugar social hoy equiparable al que ocupaba el púlpito de la homilía católica en el siglo XIX. La televisión dice a la gente lo que está bien y lo que está mal, y la gente se lo cree.

Por eso esta serie no es aceptable sea pasada por un canal de televisión abierta, ni siquiera si fuera en el horario en que no se protege a los menores.

No veo sin embargo que tenga sentido impedir se emita en los canales de cable en un régimen como el llamado pay per view , o pago por ver. Y me parece que eso es aceptable porque de todos modos, el que quiera hoy puede bajar la serie completa desde internet y mirarla tranquilamente en su casa. Impedir tal acceso, sí sería un acto de censura.

Es que el lugar social de la televisión abierta, es distinto al lugar de los servicios de televisión paga, y de las descargas desde la red.

Para terminar, un último aspecto. La formulación de una programación de televisión no es una cuestión de libertad de expresión. Es una cuestión de la libertad empresarial del propietario del canal de televisión.

Los contenidos de los canales se regulan de acuerdo con las expectativas y planes económicos de los dueños del mismo, y por lo tanto limitar a un canal no es limitar la libertad de expresión, sino la libertad de empresa. Otro concepto, muy distinto por cierto, por el que no siento el más mínimo aprecio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s